La cinco certezas de este sitio

1
1054

«El dialogo racional entre gobierno y sociedad, con sus evidencias empíricas y argumentaciones valorativas, puede suscitar la aceptación y el consenso político a través del largo y sinuoso itinerario del debate entre posiciones y refutaciones, malentendidos y aclaraciones. Y el dialogo racional es tan importante como la razón técnica de autoridades, funcionarios y consultores que buscan maximizar la asignación de recursos públicos escasos, aportados por los contribuyentes. Hay que revisar la debatible y socorrida idea de que la eficiencia administrativa esta reñida con la participación ciudadana y que las razones técnicas de los expertos del gobierno mal se acomodan a las opiniones y razones parciales, inmediatas e interesadas de los ciudadanos».

Giandomenico Majone
«Evidencia, argumentación y persuasión en la formulación de políticas»

_______________________________________________________________________

Son cinco las certezas a partir de las cuales abrimos este espacio en agosto del 2014. Si en cada número se reafirma nuestra voluntad de sostener, ampliar y fortalecer este esfuerzo editorial, es porque estamos honestamente convencidos de que:

1. La educación debe ser un tema permanente en la agenda política nacional, un tema que se debata abierta y continuamente, no sólo cuando se asocia a algún desastre o conflicto social, pues aunque no es una condición suficiente, es siempre un factor indispensable en la solución de cualquier problema nacional.

2. La educación no es un tema principalmente técnico sino sobre todo ciudadano. Es, por lo tanto, un tema en el que todos tienen no sólo el derecho sino también el deber de informarse y de participar. No es entonces un tema reservado en exclusiva para los círculos de expertos o funcionarios.

3. La discusión pública sobre educación puede y debe ser crítica, pero necesita a la vez apoyarse en un diálogo informado y propositivo. Es decir, un diálogo constructivo, ajeno a esas formas simuladas de debate, dirigidas a tergiversar y desinformar a la opinión pública para proteger o promover intereses particulares.

4. La discusión sobre las políticas públicas no es un ejercicio de tiro al blanco sobre cada decisión de la autoridad. Es un esfuerzo honesto por contribuir a la difusión y fortalecimiento de las medidas que se juzgan más acertadas, así como al discernimiento crítico sobre las que pueden implicar sesgos, riesgos o errores.

5. Los criterios para juzgar la política educativa hoy en el Perú surgen del Proyecto Educativo Nacional, que existe por mandato de la Ley General de Educación, que está aprobado como política de Estado, y sobre el cual la ley exige a todo Ministro de Educación informar anualmente al Congreso de la República.

Confiamos en que estas cinco certezas se vayan convirtiendo en un credo ciudadano, por el bien de esa educación de calidad con equidad que el país necesita para afrontar sus desafíos políticos, sociales y económicos, y a la que nuestras jóvenes generaciones tienen pleno derecho.

Comité Editorial

Lima, junio de 2015

Compartir
Artículo anteriorEn la piel de un escritor
Artículo siguienteEl Cusco según los niños
Luis Guerrero Ortiz
Docente, graduado en la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP), con estudios completos de maestría en Política Educativa en la Universidad Alberto Hurtado de Chile, y posgrado en Terapia Familiar Sistémica (IFASIL). Es profesor principal en el Instituto para la Calidad de la PUCP y consultor de UNESCO en políticas de formación docente. Socio fundador de ENACCION y de Foro Educativo. Ha sido consultor de GRADE (Proyecto FORGE) y asesor pedagógico en el Ministerio de Educación (Despacho del Ministro). Ha sido asesor en la Oficina de Educación de UNICEF y el Consejo Nacional de Educación; y profesor principal de la Escuela de Directores y Gestión Educativa de IPAE.

1 Comentario

  1. Excelente Señor Luis Guerrero Ortiz, en efecto, la Educación de cualquier país y en especial en el Perú debe manejarse como una política de Estado de largo plazo y manejada fundamentalmente por el propio Estado Peruano. La conversión de corrientes, entes o grupos de poder privados en la Reforma Educativa traerá solo lo que es inherente a ellas mismas, el lucro y el interés de sus protagonistas, dejando atrás el interés público y postergando cada día más la Educación de quienes menos oportunidad tienen del acceso a esta. Muy interesante su enfoque, ojala hubieran mas opiniones en el marco de su pensamiento.

Dejar respuesta