PISA y el presupuesto por alumno en educación

4
6067
Foto: Aula Virtual

Walter Twanama Altamirano / Para EDUCACCIÓN

En el último número de Educacción publicábamos un artículo sobre la relación entre recursos económicos y aprendizajes medidos por pruebas estandarizadas, mostrando que hemos estado apuntando al indicador equivocado en cuanto a nuestras metas financieras para el sector educación: el porcentaje del PBI resulta irrelevante frente a los aprendizajes, pero en cambio la inversión por alumno es un factor fuertemente asociado al rendimiento en estas pruebas. Esto tenía un límite alrededor de los $ 4 000, donde el efecto de aumento de la inversión dejaba de sentirse.

Esta afirmación se ve reforzada con los resultados de la última prueba PISA (2015) que acaban de publicarse, donde nuevamente se muestra clara la relación entre aprendizajes y recursos (gráfico 1). Pero además algo extraordinario ha pasado: la barrera de los $ 4 000 ha desaparecido, o, lo que traducido a la política pública significa que los países pueden optimizar sus intervenciones en educación de modo que el incremento creciente de  recursos siempre mejore los aprendizajes de sus niños, niñas y adolescentes, no necesariamente hay un techo para la inversión. Siempre se podría mejorar y los recursos con los que se cuenten serían una variable fundamental para lograrlo.

De paso, hay mucha variación entre países. Así, con una relativamente pequeña inversión (aunque muy lejana de nuestros $ 1 100 anuales por estudiante) Taiwán obtiene resultados casi equivalentes a los de Singapur, el país puntero en PISA; mientras tanto, Luxemburgo, el país que más gasta por alumno  apenas logra alcanzar la mitad de esos niveles de aprendizaje.

Gráfico 1
Lugar en la prueba de Matemática PISA 2015
x Gasto por estudiante entre las edades de 6 a 15 años

En resumen, volviendo a la idea del artículo anterior, necesitamos aumentar la inversión por alumno en la educación. Si no alcanzamos cierto umbral no habrá verdadero despegue de los aprendizajes. Pero, simultáneamente, necesitamos aprender lecciones de países que han resultado exitosos para volver más eficiente nuestro sistema educativo.

Con el nombramiento de la ministra Martens, la cuarta mujer en esa cartera, es probable que acabe el ruido político respecto a Educación. Creemos que es un buen momento relanzar la reforma, que es indispensable y ha estado algo parada durante los últimos meses. En esa reforma elementos esenciales la educación rural, los salarios y la capacitación de los docentes, llegar a acuerdos de largo plazo con los gobiernos regionales y que ellos manejen las intervenciones de mejora de aprendizajes, la reforma en la educación técnica, y varias otras cosas que no sólo deben continuar, sino que deben llevarse a un nivel más alto en los casi cinco años que quedan para el Bicentenario.

En este paquete de acciones –paquete porque deben emprenderse en conjunto- tiene gran prioridad  buscar nuevas fuentes de recursos, probablemente privadas, porque por  ahora no hay de donde en el Estado, para la Educación en el Perú, o entraremos en el equivalente educativo de la trampa del ingreso medio y de ahí hay un trecho corto al estancamiento y la regresión.

Lima, 19 de diciembre de 2016

Compartir
Artículo anteriorLa interdisciplinariedad y el nuevo currículo
Artículo siguienteLa ideología de los hijos
Walter Twanama Altamirano
Licenciado en Psicología de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP), con posgrado en políticas públicas en la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO). Ha sido asesor de Alta Dirección y Secretario Adjunto de Planificación Estratégica en el Ministerio de Educación del Perú, Basic Education Management Specialist en USAID/Perú, Director de Programas en la Fundación Internacional de la Juventud, Gerente de formación y capacitación en la ONPE, entre otros cargos.

4 Comentarios

  1. Creo que todos concordamos mas presupuesto por alumno pero ello no es suficiente si queremos escalar posiciones en las evaluaciones pisa, en las ultimas décadas nuestros gobernantes, congresistas, autoridades regionales, locales, la clase política, periodismo televisivo y escrito han ignorado a uno de los elementos imprescindibles del proceso Educativo el MAESTRO, no hubo una reivindicación verdadera en tema remunerativo, mas del 60% del magisterio Peruano sobrevive con sueldos casi comparados a la RMV. en esas condiciones como poder contar con tecnología propia(Laptop ,Internet y otros), capacitaciones y otras formas de preparación. El tema de infraestructura que es tan critica en las II.EE. muchas de ellas cuentan a la fecha con laboratorios de hace tres décadas, etc. Las JEC implementadas de manera apresurada sin una inducción adecuada especialmente en relación a las aulas funcionales, comedores estudiantiles donde los estudiantes consumen sus almuerzos a la intemperie y otros simplemente observan ya que sus padres viven en el campo o trabajan, en el año 2016 muchos docentes jóvenes han renunciado por el tema remunerativo y nuevamente se viene captando docentes sin titulo pedagógico entonces nos preguntamos, esa es la forma de implementar la reforma Educativa? Nos falta recorrer el Perú profundo.

  2. Los Técnicos observan que es necesario el aumento del presupuesto por alumno o el aumento salarial del docente o maestro. Comencemos por ir ordenando. En principio las Universidades que cuentan con facultades de educación. Ver la calidad de docentes que están preparando. El puntaje de ingreso para un futuro docente debería ser igual al de un medico. La logística del estado debe ser de alta calidad. El estado debe de cubrir los costos de capacitación de cada docente. Evaluar el logro de cada docente o grupal a través del tiempo. Cuantos de sus alumnos han logrado ser personas con principios morales, éticos y se desempeñan como técnicos o profesionales. Tuve la suerte de trabajar con el Dr. Danilo Ordoñez; un excelente especialista en Tecnología Educativa.

  3. Si bien es cierto la relación inversión-estudiante en nuestra educación no cubre las demandas o expectativas que se desea; vemos con pasos de hormiga que si se está avanzando pero que no alegra aun a nuestra sociedad o para ser claro a las demandas internacionales según los estándares de un mundo globalizado que debemos tener en cuenta.
    Comparto el comentario en el sentido que los gobiernos de turno no están reivindicando la labor del PROFESOR en dotarles de una mejora dentro de su PRÁCTICA PEDAGÓGICA a través de CAPACITACIONES teniendo en cuenta las áreas curriculares de cada uno en donde se desempeña y llegue a todos sin discriminación alguno por universidades que estén actualizados en los cambios estructurales que hoy en día viene sucediendo nuestra educación peruana. Finalmente nuestros gobernantes siguen siendo mezquinos y ajenos a querer mejorar la economía del PROFESOR, es cierto y estoy de acuerdo que deben existir los filtros para medir el desempeño docente, pero también es cierto que el sueldo actual no es lo suficiente digno para que el magisterio peruano se sienta feliz y sobre todo MOTIVADO, que es muy fundamental en toda tarea que se desee emprender.

  4. Estoy de acuerdo en que se debe aumentar la inversión anual por alumno; pero ese esfuerzo debe estar acompañado de un cambio en la metodología de la enseñanza. Actualmente el alumno va a clase sabiendo nada o casi nada de lo que le van a enseñar cada día en el aula. Si el profesor pudiera dar al alumno las tareas o asignaciones por anticipado, con ejercicios sencillos, comprensibles, bien estructurados y lecturas de referencia precisas, el alumno llegaría al aula con un buen conocimiento previo de aquello que le van a enseñar cada día, dejando al profesor la tarea de aclarar y complementar aquello que no se comprendió. Este solo hecho de dar al alumno las tareas por anticipado elevaría la calidad de la enseñanza – aprendizaje a niveles de los países de mayor desarrollo educativo. Naturalmente, las tareas, como las sesiones de clase, los examenes, etc., deben ser preparados previamente por expertos, y estar disponibles para que el profesor los revise, corrija, interiorice y aplique según un programa semanal. Dejar al profesor la preparacion y administracion de todos esos documentos en el poco tiempo que dispone, ademas de dictar clases es lo que tiene a la educación básica peruana en la situación que conocemos. Este cambio se puede hacer con muy poca inversión adicional.

    También estoy de acuerdo en que el profesor es elemento imprescindible en la educación y que debe ser capacitado en aquellas áreas específicas que se requieren para mejorar su desempeño en el aula. Pero la capacitación masiva que se da en las universidades, con todo el alto costo que representa, no es eficaz y no llega a todos los profesores de aula. La capacitación de profesores tiene que ser personalizada, en grupos pequeños, de 10 a 12 participantes que discuten, practican y mejoran los temas propuestos y luego los aplican en el aula. Debe ser continua durante todo el año y no los fines de semana o vacaciones, que es cuando el profesor debe estar con su familia, atendiendo las cosas de su hogar. Un contingente especializado debe estar disponible para relevar a los profesores que deban capacitarse a tiempo completo, en cursos cortos de 6 semanas, en centros de capacitación para cada especialidad, donde los profesores más calificados y de mayor experiencia sean los instructores, de manera rotativa. Es decir, un cambio verdadero en la metodología de enseñanza y de capacitación es lo que nos está faltando. Profesores de calidad tenemos, pero están dispersos y no tracienden. Necesitamos capitalizar su calidad y experiencia para adiestrar a los más jóvenes
    o menos calificados, crear una metodología propia, hecha por maestros peruanos para los peruanos. ¿El costo? mínimo, porque todos los participantes ya tienen un sueldo del estado.

Dejar respuesta