Martín Vegas Torres/ EDUCACCIÓN

¿El Ministro de Educación Idel Vexler y el nuevo gabinete continuarán con la reforma educativa? Muchos docentes han saludado con satisfacción la designación de un maestro de aula como ministro, otros son escépticos porque no creen que el gobierno cumplirá con los compromisos que firmó para terminar la reciente huelga. Entre los líderes de opinión y expertos encontramos también opiniones diversas, hay quienes consideran que ahora sí se hará una verdadera reforma y quienes, por el contrario, consideran que estamos ad-portas de una contrarreforma educativa, finalmente hay quienes consideran que hay que darle el beneficio de la duda al nuevo ministro.

Idel Vexler ha ofrecido una gestión de “continuidad y cambio”[1], la primera ministra, Mercedes Araoz ha sido enfática en señalar que “la reforma educativa y el modelo de meritocracia no serán modificados por el nuevo ministro de Educación, Idel Vexler” y el Presidente de la República ha declarado que “la reforma universitaria no está en peligro, la tarea sigue”.

Pasemos de la bola de cristal y la opinología sobre lo que ocurrirá en los próximos años a tratar de identificar resultados verificables objetivamente que nos permitan saber si los cambios y las continuidades que la educación peruana requiere proseguirán. Tomando en cuenta las declaraciones de las más altas autoridades del Poder Ejecutivo, las propuestas del Consejo Nacional de Educación para el período 2016-2021 y los acuerdos del gobierno con el magisterio, propongo 11 resultados al 2021, deseando continuidad y éxito en la gestión de la educación:

  1. Educación inicial. El Perú alcanza una cobertura mayor al 95%[2] en la educación inicial de 3 a 5 años ocupando el primer lugar en América Latina. Durante el gobierno anterior la tasa neta de matrícula en este nivel educativo pasó de 77.3% (2012) a 89.86% (2016).
  2. Educación primaria. Ningún estudiante se encuentra por debajo del nivel de inicio en lectura desterrando el analfabetismo infantil y menos del 10% lo están en matemáticas[3]
  3. Educación secundaria. Se incrementa en 50% el número de instituciones de secundaria de jornada completa con propuesta pedagógica renovada y diversificada de acuerdo con el contexto[4].
  4. Todos los estudiantes asisten a universidades licenciadas, las que no han cumplido condiciones mínimas de funcionamiento han sido cerradas. La dirección de la SUNEDU mantiene el principio de que un organismo supervisor no puede estar integrado por los propios supervisados de acuerdo con lo establecido por el Tribunal Constitucional.
  5. Educación rural. Se aprueba la política nacional de educación rural lo que permite un financiamiento creciente para los servicios educativos de la población rural e indígena.
  6. Género y educación. Se implementa una política de género en la educación que permite la igualdad en oportunidades y derechos sin discriminación alguna.
  7. Carrera docente. El piso salarial llega a una UIT; se duplica el número de docentes en las escalas más altas de la carrera luego de las respectivas evaluaciones del desempeño; se incorporan a la carrera pública, previa evaluación, al menos el 50% de docentes contratados preferentemente de áreas rurales.
  8. Formación docente. Funcionan las 5 primeras escuelas superiores pedagógicas habilitadas para dar títulos que permiten el acceso a posgrado con un modelo pedagógico renovado centrado en la formación académica, la formación en la práctica y la investigación-acción.
  9. Dirección de instituciones educativas. Todas las instituciones educativas y redes educativas rurales cuentan con directores especializados en programas de calidad y evaluados en base a su mérito.
  10. Gobiernos regionales. Se transfiere a los 5 gobiernos regionales con mejores desempeños los recursos presupuestales y humanos que les permitan implementar innovadoramente propuestas pedagógicas acordes a su realidad.
  11. Política de estado. Se aprueba el Proyecto Educativo Nacional al 2036 resultado de una concertación social y política y un amplio proceso de participación ciudadana.

Lima, 6 de octubre de 2017

 

[1] “Vamos a continuar, fortalecer y ampliar todo lo que camina bien. Si hay algo que no camina bien, lo vamos a tener que descartar en su momento. Cambio y continuidad es lo que ofrezco”.
[2] Todos los datos estadísticos presentados en este artículo tienen como fuente la estadística oficial del Ministerio de Educación: www.escale.edu
[3] Durante el período gubernamental 2007-2011 el nivel de inicio se redujo en 6.7 puntos en lectura y 5.5 en matemáticas. Durante el período gubernamental 2011-2016 la reducción fue de 13. 5 puntos en lectura y 20.4 en matemática. El año 2016, el 28,6% de los niños en 2° grado de primaria estaban en el nivel inicio en matemáticas y 6.3% en lectura. Asumiendo que el gobierno actual hará lo mismo o más que el gobierno de Ollanta Humala podría perfectamente llegar a las metas propuestas.
[4] Durante el gobierno anterior se implementaron 1600 colegios secundarios de jornada completa. Asumiendo que para ampliar esta estrategia es necesario realizar cambios pedagógicos y un importante esfuerzo en infraestructura, se propone que el gobierno actual implemente al menos la mitad de escuelas que durante el quinquenio anterior.

 

Compartir
Artículo anteriorLuis Pescetti: El humor y el alivio de ser quienes somos
Artículo siguienteDónde vamos sin evaluación de aprendizajes
Martín Vegas Torres
Abogado y docente, especialista en políticas educativas. Ha sido Viceministro de Gestión Pedagógica en el Ministerio de Educación (2012-2014). Además, ha sido Secretario Ejecutivo del Consejo Nacional de Educación (2002-2008) y asesor de la Comisión de Educación, Ciencia y Tecnología del Congreso de la República, así como Director del Instituto de Investigación y Políticas Educativas y Secretario Académico en la Universidad Antonio Ruiz de Montoya (UARM). Fue Director Ejecutivo de “Foro Educativo”.

Dejar respuesta